Conservantes naturales

Conservantes naturales

Conservantes naturales

Las medicinas, suplementos y otros productos farmacéuticos de origen químico, contienen químicos conservantes que afectan nuestro sistema de manera perjudicial a largo plazo. Elegir productos con conservantes naturales es la mejor forma de tener los mayores beneficios para nuestra salud y el equilibrio natural de nuestro cuerpo sin elementos dañinos a nuestra salud.

Los mejores Conservantes naturales

Para sostener nuestra comida en buen estado a lo largo de más tiempo podemos utilizar ciertos comestibles que tenemos por casa como la sal, el vinagre o el clavo.

Primero, el envase

Conservantes naturales

La primera cosa que debemos tener son envases en los que guardar el alimento.

Hay cosas que no lo precisan, por servirnos de un ejemplo frutas frescas como el plátano, aguacate, naranja, limón, etc. Deben dejarse a temperatura entorno (en un sitio fresco y seco, no al sol) y consumirse a la mayor brevedad.

Mas otras frutas y verduras sí precisan un cuidado singular. Por servirnos de un ejemplo fresas, frambuesas, tomates, etc.

Para estas cosas nos sirve con un recipiente o una bolsa horadada que deje que circule el aire, y guardarlas en la nevera. Los tomates preferentemente solos, ya que generan etileno, que hace madurar todo cuanto tenga alrededor considerablemente más veloz.

Los frutos secos, semillas, cereales y legumbres, asimismo mejor en envases separados y bien cerrados para resguardarlos de la humedad y temperaturas extremas. Guárdalos en la despensa o guardarropas de la cocina.

Los botes de cristal que te sobren (por poner un ejemplo de conservas), lávalos bien y guárdalos. Cuando hagas pisto, pimientos asados, patés vegetales, encurtidos, etc., esterilízalos en agua hirviendo y envasa tus preparaciones.

Guardar comida preparada al vacío evita que por contacto con el aire se desarrollen velozmente bacterias y hongos, aparte de retener el tono de los comestibles (se reduce la oxidación).

Habitualmente necesitaremos una ayuda extra para preservar bien las cosas, sobre todo en el caso de preparados.

2 La Sal, el conservante milenario

Si deseamos que un paté, una salsa o un tofu nos dure unos días más, deberemos incorporar algún género de conservante que nos asista a que se conserve mejor, no le salga moho, etc.

Para esto podemos emplear ingredientes que acostumbramos a tener por casa y que se llevan usando siglos (cuando no miles y miles de años) para preservar el alimento.

Es el más fácil. La sal normal y corriente (cloruro sódico) marcha realmente bien en muchas preparaciones pues no solo aporta sabor, asimismo ayuda a reducir el desarrollo de microorganismos indeseables.

No es preciso incorporar grandes cantidades de sal, solo la justa a fin de que tengan un buen sabor. Otra cosa es preservar en sal o en salmuera, que sí requiere grandes cantidades, mas normalmente en casa, salvo encurtidos, no es un procedimiento de uso diario.

Cuando hagas salsas, pistos, patés, etc., no olvides incorporar sal y envasarlo bien a fin de que te dure más.

Para preservar el tofu cuando ya lo has abierto, lo mejor es ponerlo en un tupper pequeño (poco más de su tamaño) con agua y sal, que lo cubra por completo, cerrarlo bien y guardarlo en la nevera.

No agregues mucha sal, con ¼ de cucharadita basta para guardar medio kilogramo de tofu.

3 Vinagre y jugo de limón para preservar con sabor

En encurtidos agregamos grandes cantidades tanto para sanar para preservar y dar sabor. En salsas y cosas que deseemos guardar en botes podemos incorporar una pequeña cantidad como conservante, así como la sal. Emplea lo justo a fin de que no sepa todo a vinagre (mézclalo ya antes de envasar y pruébalo).

El vinagre y el jugo de limón acidifican el medio y retrasan el desarrollo de bacterias y microorganismos que hacen que el alimento se ponga mala. Puedes incorporar unas gotas de vinagre o de limón al tofu ya antes mentado, a un pisto, una salsa de tomate, verduras asadas, etc.

4 Aceite de oliva, al estilo mediterráneo

Conservantes naturales

Muchas cosas se preservan realmente bien en aceite: tomates secos, pimientos y otras verduras asadas, etc. Lo esencial es que impregne bien todos y cada uno de los comestibles e impida que entren en contacto con el aire.

Vamos, que llenes el bote hasta arriba con el aceite.

Para eludir enranciamientos, todo cuanto preserves en aceite guárdalo en la despensa, mueble o nevera, en un sitio fresco y seco distanciado de la luz y como es lógico bien cerrado.

5 Ajo, mas con ojo

El ajo nos puede servir en ciertas preparaciones pues ayuda a inhibir el desarrollo de determinadas bacterias. No se puede utilizar en todo (piensa por servirnos de un ejemplo en preparaciones dulces), mas desde entonces sí se puede incorporar ajo a verduras asadas (por poner un ejemplo pimientos) que deseemos preservar, salsas, patés y mezclas de otras verduras.

Lo propio es agregar el ajo entero (solo pelado), con nervio y todo, triturado o machacado, así como el resto de ingredientes, o múltiples dientes de ajo enteros.

Si tu preparación no queda bien con ajo, usa cualquier otro conservante casero. El ajo es solo una de tantas ayudas para preservar.

 

Los 5 mejores Conservantes naturales

 

Si te ha gustado éste artículo sobre Conservantes naturales, también te recomendamos:

conservantes naturales, conservantes naturales para cosméticos, conservantes naturales para alimentos pdf, conservantes para bebidas embotelladas, conservantes naturales para jugos, conservantes para alimentos

ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
error: Contenido Protegido!!!